Manejo ético de datos permitirá un mejor desarrollo de las ciudades inteligentes

Desde Boston a Beijing, los municipios y los gobiernos de todo el mundo han comprometido miles de millones de dólares para crear ciudades inteligentes, cubiertas de dispositivos conectados a Internet que controlan los sistemas de toda la ciudad.

Aunque los detalles pueden variar, el objetivo básico es crear una infraestructura eficiente para contribuir a la planificación urbana y mejorar el bienestar de la población.

Sin embargo, con tanta información personal disponible y un sinnúmero de usuarios, las empresas y las autoridades se enfrentan a una serie de cuestiones éticas.

Manejo ético de datos permitirá un mejor desarrollo de las ciudades inteligentes

Por ejemplo, en una ciudad totalmente “inteligente”, cada movimiento de un individuo puede ser rastreado. Los datos revelarán dónde trabaja, cómo viaja, sus hábitos de compras, lugares que visita y su proximidad a otras personas.

Se podría argumentar que este tipo de seguimiento ya existe a través de diversas aplicaciones y en las plataformas de medios sociales, o está en manos de las empresas de transporte público y los sitios de comercio electrónico. La diferencia es que con una ciudad inteligente se centralizará el acceso a estos datos.

Es concebible que los municipios o empresas privadas que pagan para crear una ciudad inteligente tratarán de recuperar sus gastos con la venta de esta valiosa información.

Mediante el análisis y técnicas de estudios de datos, una empresa podría aprender no solo la rutina del día a día de un individuo, sino también sus preferencias, comportamiento y estado emocional. Las empresas privadas podrán saber más acerca de las personas y utilizar la información para su beneficio.

Más allá de las leyes y regulaciones que con toda seguridad regirán el tráfico de datos en las ciudades inteligentes, se hace imperativo que las empresas elaboren sus propias políticas y procedimientos relativos a la utilización de datos.

Si las empresas actúan con responsabilidad, no hay ninguna razón por la que lo que pareciera ser intrusivo no pueda mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, ofreciendo servicios que se anticipen a las necesidades de la gente mediante el diseño de una infraestructura ultra-eficiente para el beneficio de todos.

Fuente: http://www.wsj.com/articles/smart-cities-will-know-everything-about-you-1436740596

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *