Ciudades inteligentes para el manejo eficiente del agua

Actualmente se considera que una ciudad no solo representa un conjunto de infraestructuras, operaciones y personas, sino que además debe comprender una red de sistemas en el que se centralicen todas las funciones urbanas y en el que las tecnologías de la información faciliten su crecimiento de una forma sostenible.

Se estima que en 2050 la población urbana se duplicará hasta llegar a los 6,300 millones de habitantes. Está reportado que las ciudades son responsables del 75% del consumo energético en el mundo y del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, el impacto de la congestión del tráfico en los países desarrollados puede alcanzar pérdidas de entre 1% y el 3% del PIB.

CONSERVACION-AGUA

Ante esta realidad se hace  indispensable el desarrollo de opciones económicas y a la vez eficaces para la atención de los requerimientos sociales. De ahí la necesidad de contar con mecanismos de interconexión, instrumentación e inteligencia canalizados en Centros Inteligentes de Operaciones para el soporte del desarrollo urbano.

Un ejemplo práctico es el manejo “inteligente” del agua, que incluye la prevención y control de daños por inundaciones. En el caso concreto de las inundaciones la base de datos y analítica de los Centros Inteligentes de Operaciones, permite la captación permanente de datos hidráulicos como el uso y demanda del sector agrícola y doméstico, la alteración fluvial producto de las hidroeléctricas, los efluentes de aguas residuales, la extracción del vital líquido del subsuelo, los elementos externos que influyen en el curso del agua, etc.

Todo ese conjunto, adquiere un sentido práctico en el manejo informativo de los Centros Inteligentes de Operaciones de las Ciudades, logrando resultados precisos como el de prever el lugar exacto en donde pueden ocurrir inundaciones así como las condiciones que favorecen este tipo de desastre.

Los Centros Inteligentes de Operaciones deben ser competentes para definir estrategias de actuación y reacción ante este tipo de sucesos, de manera tal que los recursos económicos y los esfuerzos físicos sean ejecutados de manera muy precisa y productiva para que se traduzcan en menores pérdidas económicas y nulas pérdidas humanas. 

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/ciudadesinteligentesibmmetropolisenprogresoconelprogresocomolema-2194152.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *