Diez características que definen a la ciudad inteligente

El concepto de ciudad inteligente ha sido incorporado en muchos proyectos en el mundo para mejorar la calidad de los servicios urbanos. Para considerar una ciudad como inteligente se ha propuesto que debe incluir al menos diez aspectos:

1. La incorporación de la tecnología de información y comunicación (TIC) a los servicios públicos. El uso de plataformas tecnológicas integradas, fácilmente accesibles a través de diversos dispositivos es sin duda clave para facilitar la transparencia, la velocidad y la participación en los servicios públicos.

2. Empresas de servicios públicos eficientes. El uso de contadores inteligentes, manejo de energías renovables, recolección adecuada de agua y reciclaje de efluentes, así como métodos adecuados de eliminación de residuos sólidos son claramente el sello de una ciudad inteligente.

3. El uso creativo de las asociaciones público-privadas es un atributo clave del concepto de ciudad inteligente. Las mismas constituyen una fuente de capital muy necesaria y también pueden ser utilizadas para la prestación eficiente de los servicios públicos y la vigilancia del cumplimiento de los estándares de nivel de servicio acordados.

4. Protección y seguridad: Este aspecto es extremadamente sensible en la conciencia pública. La incorporación de servicios como redes de videocámaras, iluminación adecuada de zonas comunes, vigilancia y patrullaje intensivo, mecanismos adecuados de verificación de la identidad de los ciudadanos y la respuesta rápida a las llamadas de emergencia están en la lista de las expectativas que deben cumplir las ciudades inteligentes.

Diez características que definen a la ciudad inteligente

5.  La sustentabilidad financiera: La independencia financiera de las ciudades solo será posible con la planificación elaborada y extensa del uso de todas las fuentes de ingresos, tales como impuestos de propiedad, pagos por anuncios entre otros ingresos.

6. La participación ciudadana en el gobierno: La entusiasta participación de los ciudadanos en los asuntos locales necesita un diseño cuidadoso de foros electorales y participativos. Por ejemplo, la actual apatía hacia las elecciones que se observa en muchos países necesita revertirse.

7.  El capital social: Las ciudades inteligentes no pueden carecer de los niveles adecuados de infraestructura social tal como escuelas, hospitales, áreas públicos, deportivos y espacios de recreo, lugares comerciales y de entretenimiento.

8.  La planificación del tránsito: Si bien caminar al trabajo es una situación ideal, la misma no es posible para muchos ciudadanos, por lo que la conectividad en la red del transporte público es fundamental, además de que la misma reduciría la necesidad del uso de vehículos particulares, reduciendo el consumo de energía. En este sentido el uso de coches eléctricos y vías para bicicletas están en la matriz de las expectativas.

9.  Las características ecológicas: Minimizar la huella de carbono y el respeto al medio ambiente son acciones de rigor. Parques y espacios abiertos verdes, ausencia de contaminación, el uso de las energías renovables, la conservación y el reciclaje son obligatorios en una ciudad inteligente.

10.  Los criterios de población mínimos para la planificación de la incorporación de elementos en relación a consumo energético, transito y otros servicios públicos.

Fuente: http://www.business-standard.com/article/opinion/vinayak-chatterjee-what-is-a-smart-city-114121501181_1.htmlhttp://datasmart.ash.harvard.edu/news/article/expanding-a-proven-data-driven-innovation-model-594

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *