La Internet de las Cosas como herramienta de información para sobrevivir el invierno

Por cualquier medida razonable, este ha sido un invierno particularmente duro en los Estados Unidos.

Buffalo inició la temporada con una tormenta dejando una capa de nieve de unas 70 pulgadas en noviembre pasado. Siracusa ha visto nieve continua desde el mes de enero y el área de Boston ha sido golpeada en varias ocasiones con capas de más de 95 pulgadas espesor en lo que va de  año, posiblemente con más en camino.

Son cifras que crean todo tipo de pesadillas logísticas, que están impulsando más y más a las ciudades a buscar soluciones en la Internet de Las Cosas.

La Internet de las Cosas como herramienta de información para sobrevivir el invierno

En 2013, el alcalde de Boston Thomas M. Menino anunció SnowOps Viewer, un portal que muestra la situación de la ciudad en tiempo real en términos de cantidades de nieve, atascos e incluso prestación de servicios, de tal manera que la población esté informada de cuáles avenidas están despejadas. El internet de las cosas hace más fácil el seguimiento de la remoción de nieve, pero no abarata los costos, la ciudad ha gastado cerca de $ 36 millones para limpiar la nieve este invierno, más o menos el doble de lo que había presupuestado originalmente.

En Chicago, funcionarios de la ciudad ofrecen un servicio similar al de Boston llamado PlowTracker, que no sólo informa sobre los arados, sino también de la ubicación de los esparcidores de sal en tiempo real.

En Buffalo, los vehículos de limpieza de nieve están equipados con sensores GPS para ayudar a la ciudad mantenerse al día en cuanto a la rapidez en las que las peticiones de servicio se cumplen. Los camiones equipados con GPS pueden indicar cuando el trabajo está hecho. Esto no sólo permite a los funcionarios verificar las solicitudes de limpieza sino que también los residentes reciben una notificación de que el trabajo se ha hecho.

Los residentes están satisfechos con el sistema porque pueden evaluar la gestión y planificar su tiempo sabiendo por donde pueden transitar con mayor comodidad.

La función del Internet de las Cosas en la limpieza de las calles en invierno está recién comenzando. Un informe de ARUP, una empresa multinacional de servicios de Ingeniería, predice que las carreteras en el futuro van a estar hechas de materiales solares y dotadas de monitores para ayudar a mantener las condiciones óptimas para conducir los vehículos,  especialmente en condiciones invernales peligrosas.

Por ejemplo, elementos de calefacción en las carreteras podrían derretir la nieve y el hielo tan pronto como se detecten condiciones de congelamiento. Del mismo modo, la pintura sensible a la temperatura en la carretera podría advertir a los conductores de la presencia de condiciones peligrosas.

La construcción de estas carreteras será la norma cuando se masifique el uso de vehículos de auto conducción (sin conductor). El informe teoriza la interacción entre la carretera y el vehículo, en donde se provee de un sistema de alerta a las condiciones peligrosas.

Las nuevas tecnologías tienen el potencial de hacer cambios radicales en la construcción, la gestión y la eficiencia de la infraestructura vial, dice el informe. “En consecuencia, los caminos del futuro serán muy diferentes a los de hoy”.

Fuente: http://fortune.com/2015/02/18/another-snow-storm-on-the-way-plowtracker-and-snowops-viewer-ride-to-the-rescue/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *