Una visión integrada de la ciudad inteligente

La construcción del concepto de ciudad inteligente está emergiendo como una estrategia para mitigar los problemas generados por la población urbana en cuanto a crecimiento poblacional y la rapidez en la urbanización.

Sin embargo, hasta ahora la academia ha discutido muy poco y en forma muy moderada este fenómeno. En este sentido, un grupo de investigadores de prestigiosas universidades del mundo han publicado una revisión interesante sobre el tema tomando en cuenta los puntos discutidos en la 45 Conferencia Internacional de Sistemas en Ciencias llevada a cabo en Hawai en el año 2012 y sobre la base de la exploración de una variedad de literatura amplia y extensa cubriendo diversas áreas y disciplinas científicas.

Una visión integrada de la ciudad inteligente

Se identificaron ocho componentes críticos para establecer iniciativas de gestión de ciudades inteligentes: la gestión de la organización, la tecnología, la gestión política, las personas, las comunidades, la economía, la infraestructura  y el entorno natural.  Estos factores deben pasar a formar la base de un marco integrador que puede ser utilizado para examinar cómo los gobiernos locales pueden promover distintas iniciativas basadas en el concepto de ciudad inteligente.

El marco sugiere direcciones y agendas sobre la investigación del concepto de  ciudad inteligente y esboza implicaciones prácticas para profesionales del gobierno que se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Una ciudad inteligente debe orientarse hacia la integración de la economía, los intereses públicos, la forma de gobierno, la movilidad, el ambiente y construir así una combinación inteligente de dotaciones de infraestructura y actividades procedentes a la mejoría de la calidad de vida y a la distribución de responsabilidades entre la comunidad.
  2. Una ciudad inteligente debe ejercer control sobre la integración de las condiciones de todas sus infraestructuras críticas, incluidas las carreteras, puentes, túneles, rieles, metros, aeropuertos, puertos marítimos, las comunicaciones, el agua, la energía, incluso los edificios principales, optimizando así sus recursos, planificando su prevención mediante actividades de mantenimiento y monitoreando adecuadamente los aspectos de seguridad, aumentando los servicios a los ciudadanos.
  3. Una ciudad inteligente debe conectar la infraestructura física, la social y de negocios para aprovechar colectivamente el potencial de inteligencia de la ciudad
  4. Una ciudad más inteligente es aquella que puede utilizar la tecnología de la computación y la web para hacerla más eficiente, sostenible, equitativa y habitable.
  5. El uso de tecnologías de computación será crítico particularmente en la optimización de los servicios (transporte, vialidad, recolección de basura, recopilación de cuentas entre otros y también en los aspectos de salud y educación. El uso de la tecnología de la computación es clave en el establecimiento de redes interactivas que constituyen a su vez la ciudad inteligente

Fuente:  http://ctg.albany.edu/publications/journals/

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *